¿Por qué el Tetris es tan adictivo?

Bloques caen del cielo. Lo único que debes hacer es controlar su caída y encajarlas unas con otras. Solo falta añadirle una banda sonora electrónica pegadiza y ya lo tienes: la revolución del entretenimiento. Un clásico de casi 30 años como lo es el Tetris sigue siendo actualmente el vicio de varios millones de habitantes de nuestro planeta Tierra.

Desde que el Tetris se lanzó en 1984, millones de horas se han perdido jugando a este simple juego. Hoy en día, rompecabezas como este son remplazados por los últimos videojuegos de la PS3 y la XBOX 360 y, para imágenes más reducidas, están las cada vez más grandes pantallas táctiles de los smartphones, con cada día más aplicaciones de ocio. Sin embargo, no se ha eliminado del todo el vicio hacia este clásico rompecabezas de bloques, pero, ¿por qué?

Incluso en las nuevas tecnologías se juega a un clásico

Todo tiene que ver con la satisfacción de ordenar. Muchos juegos tienen como objetivo el orden. En el billar, por ejemplo, la primera persona hace un desorden y después los jugadores, por turnos, deben ir encajando las bolas de billar en los nueve huecos que tiene la mesa, todo siguiendo un orden particular.

En el Tetris se hace algo más. Se roba nuestra atención al crear tareas incompletas de manera continua. Mientras haces desparecer una filas de bloques, aparecen nuevas filas sin acabar. Se genera así una cadena interminable de múltiples soluciones y nuevas tareas sin resolver que puede extenderse por horas. Y parece ser que cada momento de esta cadena produce una satisfacción similar a la que sentimos cuando nos arrancamos una postilla o nos rascamos una ampolla.

Juegos de preguntas como “Quién quiere ser millonario” también nos producen adicción, ya que nos frustramos e intrigamos hasta que encontramos la respuesta a las preguntas

Está demostrado que los juegos de preguntas producen adicción, debido a la frustración que nos entra hasta que encontramos la respuesta a las preguntas. El Tetris va todavía más allá, y crea una cadena de objetivos frustrados que además nos dejan satisfechos. Y seguirá viéndose en pantallas durante décadas, demostrando la satisfacción de corto plazo que provee el ordenar unos bloques, aun cuando nuestra parte más sabia y madura sabe que es un juego interminable.

Que el Tetris, en conclusión, no tiene sentido. Pero, de todas formas, muchos grandes juegos tampoco lo tienen, como es el caso del más reciente Angry Birds.

Anuncios

Una respuesta a “¿Por qué el Tetris es tan adictivo?

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s