Especial: masticar, proceso difícil pero beneficioso

Masticar los alimentos es una función automática de nuestro organismo, pero hacerlo deficientemente genera una serie de problemas en el proceso digestivo, sobre todo en las personas de la tercera edad.

Al beber, es necesario mover la mandíbula como si estuviéramos masticando, para que mezcle la bebida con la saliva y los alimentos sólidos adquieran consistencia líquida. Sin embargo, masticar los alimentos hasta convertirlos en líquido es sumamente difícil, pero es imprescindible hacerlo, aunque los alimentos que vayamos a ingerir no sean precisamente nuestros favoritos. Gran parte de la población come apresuradamente, masticando muy rápido los alimentos, sin disfrutar el sabor de la comida y así, haciendo que el aparato digestivo tenga algunas complicaciones.

Al masticar correctamente los alimentos, se produce una serie de beneficios para nuestro organismo, que son:

Impedir que estómago e intestino trabajen “horas extra” y que haya sensación de pesadez.

Calmar al sistema nervioso y aumentar la cantidad de oxígeno en el cuerpo, reductor de ansiedad en la comida.

– Generar saliva, que contiene mucina, sustancia que funciona como lubricante. Además, a través de la saliva se activa la hormona parotina, que estimula el metabolismo.

– Producir la enzima ptialina, que humedece los hidratos de carbono, favoreciendo su digestión.

Para sintetizar más en los beneficios de una buena masticación es interesante apreciar la situación desde varios puntos de vista:

– Físico: masticar correctamente permite triturar los alimentos y convertirlos en un bolo alimenticio perfectamente digerible. De no ser así, los órganos implicados en la digestión trabajarán a marchas forzadas, lo que genera indigestión, dolor estomacal y emisión de gases.

– Químico: al mezclar óptimamente las enzimas salivales con el alimento, se inicia la predigestión: proceso químico que ocurre en el interior del organismo, en donde se separan las sustancias beneficiosas de las tóxicas.

– Informativo: sabor, color, olor y textura de los alimentos, es una información muy valiosa para el organismo, ya que activa determinados órganos de secreción interna. Las papilas gustativas son sensores de información que registran las características nutricionales de cada alimento. Por ello, es conveniente que la comida permanezca en la boca el tiempo necesario.

– Emocional: los sabores de los alimentos estimulan ciertos órganos y sus emociones correspondientes, de ahí que se requiera masticar bien para que el cerebro registre plenamente el sabor de la comida y, por ende, active determinados órganos.

Anuncios

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s