La historia del ping-pong

A pesar de su enorme popularidad en Asia, el ping-pong o el tenis de mesa nació en Inglaterra a finales del siglo XIX.

En esta época, James Gibb, ingeniero británico, hizo la importación de unas pequeñas pelotas hechas de celuloide desde América para la práctica del tenis de mesa, y sugirió  el nombre de ping-pong para el juego, por el sonido que hace la pelota al ser golpeada con la raqueta y con la mesa. Este deporte alcanzó entonces una gran popularidad en Inglaterra, exportándose incluso a África del Sur y Australia.

En el mismo año, A.T. Finney, 14 años y alumno de la Escuela de Satffs, inventó una raqueta de mando corto y recubierta de pergamino, e introdujo en el juego una red de 17’5 cms. de altura. Ya en 1901, el fabricante John Jacques registró “Ping-Pong” como marca comercial y se celebraron los primeros torneos de ping-pong en Inglaterra con participación de hasta 300 jugadores. En 1927 Londres fue sede del primer campeonato mundial de tenis de mesa. Y en 1988, se convirtió en deporte olímpico.

Según la Federación Navarra de Tenis de Mesa, se trata del deporte con más federados del mundo. La velocidad de la pelota puede superar los 100 km/h, y el tiempo de contacto de la pelota con la raqueta es de 0’003 s. Es el deporte en el que más se conjuga la preparación física con la inteligencia. Un partido, jugado energéticamente, puede quemar alrededor de 300 calorías por hora.

Anuncios

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s