Los piercings en la lengua producen electricidad

Los piercings son un “complemento” que están muy de moda en las generaciones adolescentes actuales. Lo que no saben las personas que lo llevan es que el contacto entre la pieza de bisutería y un empaste o una prótesis dental puede actuar como una pila eléctrica.

Nuestra saliva tiene siempre un toque ácido y salado, y puede actuar de medio conductor en algunos casos. El metal del piercing y aquel metal empleado por el dentista provocan una reacción de oxidoreducción. De esta manera se crea una corriente eléctrica que no es perceptible para nosotros, debido a su poca intensidad.

Aun así, esta corriente eléctrica es suficiente para interferir con las células nerviosas de la lengua, que captan del exterior las sensaciones que más tarde envían al cerebro como impulsos eléctricos. Normalmente, esta minicorriente que genera el piercing influye en el nervio trigémino, que pasa por la boca y el oído.

Anuncios

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s